El paciente H.M. – Una vida sin memoria

Memoria08022015

Henry Molaison, más conocido como el paciente H.M. es uno de los casos más curiosos de la historia de la neurociencia y de la psicología.

A los 9 años, tras sufrir un  traumatismo craneal y quedar inconsciente por 5 minutos, comenzó a padecer episodios severos de epilepsia que no remitían con los fármacos. A los 27 años, en 1953, cansado de no poder llevar una vida normal fue intervenido quirúrgicamente por el doctor William Scoville quien le extirpó la amígdala, la mayor parte del hipocampo y la corteza del parahipocampo en ambos hemisferios cerebrales. La operación pareció ser todo un éxito ya que se logró reducir al mínimo los ataques epilépticos sin embargo, le dejó graves secuelas de por vida.

Unos días después de ser operado Henry no era capaz de explicar porque se encontraba en un hospital, no recordaba al personal sanitario que le había atendido o incluso no encontraba el camino al baño. Al principio, los médicos pensaron que se trataría de una pérdida de memoria transitoria debido a la operación. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que algo extraño estaba pasando y lo que al principio parecía una amnesia transitoria y pasajera era en realidad una amnesia irreversible tras la operación. El paciente H.M. no era capaz de recordar nada de lo ocurrido tras la operación, únicamente era capaz de recordar sucesos presentes por 20 segundos, todo era nuevo para él. En cambio, si era capaz de recordar su infancia y su adolescencia. Durante los 55 años siguientes, cada vez que paseaba por algún lugar o charlaba con algún amigo era como si fuera la primera vez que lo hacía.

Como consecuencia del caso H.M. se descubrió que la capacidad de almacenamiento de la memoria no se encontraba esparcida por todo el cerebro sino que existía un área o áreas especificas para el almacenamiento de memorias nuevas, concretamente una que se le había extirpado a Henry, el hipocampo cuyo papel fundamental es el de formar recuerdos nuevos.
En 2009, un año después de su muerte, el doctor Jacopo Annese, de la Universidad de California, comenzó a analizar el cerebro de H.M. Los primeros análisis con neuroimagen corroboraron que efectivamente, el cerebro de Henry no tenía hipocampo ni amigdala. Sin embargo, cuatro años después, los resultados apuntaron a que realmente no le faltaba todo el hipocampo. Según  Jacopo Annese, una porción importante del hipocampo posterior, que se pensaba que había sido extirpada en la operación siguió intacta durante años. Sin embargo, si que se vio que la corteza entorrinal, la conexión clave de toda la información que llega a este núcleo si que se encontraba destruida por completo, por lo que los resultados sugieren que quizá no fue la ausencia del hipocampo la causa de los problemas de memoria del paciente H.M. sino que la corteza entorrinal pudo ser la clave.
Lo que sí está claro es que somos lo que somos gracias a nuestra memoria.
  • Documental “El mal del cerebro”
«Hay que haber comenzado a perder la memoria, aunque sea sólo a retazos, para darse cuenta de que esta memoria es lo que constituye toda nuestra vida. Una vida sin memoria no sería vida, como una inteligencia sin posibilidad de expresarse no sería inteligencia. Nuestra memoria es nuestra coherencia, nuestra razón, nuestra acción, nuestro sentimiento. Sin ella no somos nada. La memoria, indispensable y portentosa, es también frágil y vulnerable. No está amenazada sólo por el olvido, su viejo enemigo, sino también por los falsos recuerdos que van invadiéndola día tras día… La memoria es invadida continuamente por la imaginación y el ensueño y, puesto que existe la tentación de creer en la realidad de lo imaginario, acabamos por hacer una verdad de nuestra mentira. Lo cual, por otra parte, no tiene sino una importancia relativa, ya que tan vital y personal es una como la otra».
Luis Buñuel Portolés

 

  • Película sugerida: Memento – Leonard es un investigador de una agencia de seguros cuya memoria está irreversiblemente dañada por culpa de un golpe en la cabeza, sufrido al intentar evitar el asesinato de su mujer: éste es el último hecho que recuerda del pasado. A causa del golpe, ha perdido la memoria reciente, es decir, los hechos cotidianos desaparecen de su mente en unos minutos. Así pues, para investigar y vengar el asesinato de su esposa tiene que recurrir a la ayuda de una cámara instantánea y a las notas tatuadas en su cuerpo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s