Déjà vu o la extraña sensación de que esto ya lo he vivido

142

Es una tarde calurosa de verano, vas paseando por el centro comercial donde sueles hacer tus compras o estás de viaje en una ciudad que no habías visitado nunca. De repente tienes la fugaz y misteriosa sensación de que eso que estás viviendo ya lo has vivido antes, te es muy familiar. Parece como si ya hubieras estado en esa ciudad con anterioridad o como si paseando por el centro comercial tuvieras la certeza de saber en que tiendas vas a pararte  y lo que sucederá a continuación, así durante 10 o 30 segundos. Sin duda, estás experimentando un Déjà vu. No te alarmes, el 96% de la población también lo ha experimentado alguna vez en su vida.

¿Pero a qué se debe? ¿Cómo es posible que conozcamos lo que va a suceder antes de que suceda? 

Para explicar este fenómenos existen varias teorías:

  • Teoría del doble procesamiento: Esta teoría dice que la memoria usa dos sistemas, uno se encarga de recuperar la información y otro de familiaridad que se encarga de indicar si ya hemos visto, olido, u oído algo. El déjà vu ocurriría cuando se activa el segundo (el de familiaridad) sin activarse el primero. El cerebro activa el sistema de familiaridad por lo que esa situación nos es familiar aunque sea completamente nueva para nosotros.
  • Teoría neurológica: Según esta teoría, el origen del déjà vu se debe a una sobrecarga eléctrica en el hipocampo (la parte del cerebro que se encarga de consolidar la memoria) o en el lóbulo temporal medio. Se ha comprobado que las personas que sufren epilepsia suelen experimentar el fenómeno del déjà vu justo antes del ataque.
  • Teoría psicoanalítica: Según esta teoría, el déjà vu se accionaria por algo que hayamos visto o imaginado en el pasado que se encuentra en nuestro subconsciente, ya sea un sueño, una película, etc.
  • Teoría holográfica: Según esta teoría, los recuerdos se almacenan como “hologramas”, y cuando la memoria acude a ellos, recompone una escena completa a partir de un detalle (olor, sonido, etc.)

En base a estas teorías, la neurofisióloga del Centro Médico Hershey, Claire Flaherty-Craig, explica que el déjà vu (“ya visto”) es considerado como una desconexión o conflicto entre un objetivo que no es familiar y una sensación subjetiva de familiaridad. El déjà vu está siendo estudiado en la epilepsia, debido a que como se mencionó anteriormente, suelen experimentar esa sensación antes de un ataque. Las regiones del cerebro de la memoria están en el lóbulo temporal y, existe un área específica de vigilancia de la precisión de la memoria en el centro del lóbulo frontal, los pacientes que informan de déjà vu tienen ataques en el lóbulo temporal, aunque el motivo real de que este fenómeno también suceda en personas sanas aun se desconoce ,si que se sabe que se relaciona con las mismas regiones de la memoria y el área de vigilancia de la memoria. Además, existe una teoria de gran peso sobre la desconexion visual, se piensa que uno de los hemisferios del cerebro podría procesar la informacion visual primero, llegando como informacion retrasada al otro hemisferio y procesandose como memoria. Sin embargo, estudios recientes en personas ciegas han cuestionado esta idea. La neurofisióloga Flaherty-Craig comentó un caso donde una persona ciega informó de déjà vu relacionados con el oído, el tacto y el olfato.

Otra investigación sobre el fenómeno del déjà vu por el equipo del doctor Chris Moulin y la Universidad de Leeds (Gran Bretaña) ha descubierto que existen personas con una sensación constante de que las nuevas experiencias que viven a diario les son “familiares” lo que se ha denominado como déjà vu crónico. Quienes lo padecen suelen caer en depresión por lo que hasta ahora se les trataba incluso con antipsicóticos. Gracias al estudio del déjà vu crónico se ha podido observar que cuando recordamos el pasado, en nuestro cerebro se enciende un circuito del lóbulo temporal. Quienes padecen esta enfermedad crónica tienen permanentemente activado dicho circuito por lo que generan memorias que aun no existen.

Sin embargo, el déjà vu no es el único fenómeno que nos hace creer que lo nuevo nos es ya familiar, este fenómeno se pueden dar de muchas maneras:

  • Déjà Vècu. Se trata de la sensación de haber pasado previamente por una experiencia, cuando en realidad es la primera vez que la vivimos. Son la mayoría de los déjà vu que sufrimos; en concreto, un tercio de ellos.
  • Déjà Senti. Lo que se conoce como “ya sentido”. Se diferencia del anterior en que implica una precognición, y que lo que se “recuerda” son solo sensaciones. Sucede a veces en epilépticos con daños en el lóbulo temporal.
  • Déjà Visité. Es la menos común y la más misteriosa, ya que se trata de recordar un lugar en el que no hemos estado como si ya lo hubiéramos visitado. Llama la atención que quienes lo padecen recuerdan detalles increíbles.
  • Déjà Èprouvé. Si, por ejemplo, la primera vez que montas en una montaña rusa sientes que ya lo has experimentado. Se trata de un déjà vu en el que el conjunto de la experiencia (lo que hueles, ves y oyes) te parece familiar.
  • Jamais Vu. Lo conocido como “nunca visto”. Es no recordar haber visto algo antes pero, al ponerse frente a nuestra vista, nos despierta una sensación extraña que nos hace sentir incómodos. Como se está frente a algo sobrenatural.
  • Presque Vu. “Lo tengo en la punta de la lengua”. Esta expresión tan coloquial es la mejor descripción de este fenómeno. Se produce cuando sabemos que conocemos algo e intentamos recordarlo, pero sin conseguirlo.

 

Ha quedado claro que casi el total de la población ha sufrido alguna vez el fenómeno del déjà vu, pero ¿Por qué hay gente que le sucede casi a diario y otros solo lo experimentan muy pocas veces en su vida? Existen varios factores al respecto:

  1. Estresados. Les ocurre más a menudo a quienes viven situaciones de tensión que a quienes están relajados.
  2. Jóvenes. Según los expertos, es un fenómeno que se pasa con la edad. Resulta que la mayoría de las experiencias se dan entre los 15 y los 25 años, y van disminuyendo conforme vamos cumpliendo años.
  3. Muy viajeros. Tener un nivel intelectual alto y mayor creatividad aumentan las probabilidades de sufrirlo.
  4. Progresistas. Si tus ideas políticas son liberales, sufrirás más déjà vu que si son conservadoras.

“La vida está en constante movimiento, al igual que nuestros pensamientos… Hay pequeñas ocasiones en el que un “déjà vu” anda rondándonos y ahí es cuando me pregunto, será cierto eso de las vidas pasadas, sea cierto o no, esa sensación es algo extraña y gratificadora… ¡vivir el día a día es lo mejor, sin importar si ya viviste o no ese momento…! ”

Vía: quo.es, live.psu.edu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s