Claves para ser más empático

principal-EMPATÍA
En psicología es muy común hablar sobre empatía y la importancia de ser empáticos.
La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar del otro y así poder comprender o entender (que no es lo mismo que compartir o apoyar) qué siente o qué piensa la otra persona. Es muy útil sobre todo en las discusiones, si tenemos la capacidad de ser empáticos nos será más fácil dialogar con la otra persona, negociar y evitar acabar enzarzados en una discusión exagerada. Si por ejemplo estamos en el trabajo y un compañero nos habla mal, no nos saluda o nos grita, si somos más empáticos y nos intentamos poner en su lugar podremos darnos cuenta y entender que quizá su comportamiento sea debido a que como comentó ayer, hace semanas que no duerme bien. ¡Tachán! Nos habremos ahorrado un cabreo y puede que hasta una discusión.

Igual ocurre cuando hablamos con personas que están pasando por un mal momento, pongamos por ejemplo una persona con depresión. Ser empático no es decir “Tranquilo, no te preocupes, no pasa nada, todo va a salir bien, estas triste por una tontería” Eso no ayuda en nada a la persona. Ser empático sería intentar ponerse en su lugar, pensar en como debe de sentirse y decir “Entiendo como te sientes e imagino lo mal que lo debes estar pasando, debes pensar que la vida no tiene sentido pero ¿por qué no salimos a dar un paseo y así charlamos?Ser empático no es fácil y menos cuando no has pasado por la situación por la que está pasando otra persona, por lo tanto es difícil saber cómo se siente una persona si nunca te has sentido así.

¿Cómo podemos ser más empáticos?

  • Elimina los prejuicios: no juzgues al resto ya que si lo haces, te será muy difícil escuchar a la otra persona e intentar ponerte en su lugar.
  • Nunca digas “No te preocupes”: Lo que va a ocurrir es que la otra persona deje de hablar contigo porque cree que no te interesa lo que le pasa y que no la comprendes.
  • Respeta los tiempos de la otra persona: escúchale y déjale hablar, no le interrumpas.
  • El silencio no es malo: estar en silencio muchas veces significa que estás escuchando con atención. Después responde empáticamente. Hazle saber que le has escuchado y que comprendes lo que le está pasando.
  • Estate atento a la comunicación no verbal: sus gestos y su tono de voz nos ayudarán a escuchar y comprender mejor.

Por último os dejo un divertido corto animado sobre un cerdito que tiene una adicción a comer huevos. ¿Qué pasará cuando se enamore de una gallina? Tendrá que elegir qué es lo primero…el huevo o la gallina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s