Mi hijo/a no se separa de mi ¿Qué hago?

images (1)
Hay niños que tienen verdadera dificultad a la hora de separarse de sus padres aunque sólo sea por unos minutos ya sea por una experiencia traumática pasada (por ejemplo, se perdieron en el supermercado) o sin motivo aparente. Estos niños especialmente tienen dificultad a la hora de separarse de su madre ya que suele ser la persona con la que más tiempo pasa. Cuando llega el momento de separarse se ponen a llorar, gritan, patalean, se tiran al suelo, les entran sudores y taquicardias y hacen lo imposible porque te quedes a su lado. Estamos ante un trastorno de ansiedad por separación.
¿En qué consiste?
La ansiedad por separación se define como una ansiedad excesiva ante el alejamiento del hogar o de las personas. Los niños muestran una preocupación excesiva sobre sus padres y temor a que les pueda pasar algo, por ello, necesitan saber constantemente donde están. Son niños que se suelen mostrar retraídos fuera de casa y que suelen tener bastantes miedos. Suelen ser exigentes, intrusivos y demandan una atención constante. Muchas veces intentan no ir al colegio lo que se puede confundir con una fobia escolar. Para poder diagnosticarlo los síntomas deben permanecer durante al menos un mes.
La ansiedad por separación es el trastorno de ansiedad más prevalente en niños menores de 12 años. Suele aparecer en edad preescolar y va disminuyendo con la edad. Las niñas suelen intentar evitar ir al colegio mientras que los niños tienen más expresiones de miedo por estar fuera de casa o son más dependientes de la figura materna. Se pueden dar diferentes síntomas como la preocupación excesiva de que a sus padres o a él les pase algo, pesadillas, dolores de cabeza, vómitos, dificultad para dormir, no querer ir al colegio, quedarse sólo ni dormir solo.
Sin embargo, y pese al agotamiento y preocupación de los padres no debemos alármanos ya que este trastorno va disminuyendo con la edad y tiene fácil solución. En primer lugar deberemos de hablar con los padres para explicarles en qué consiste el trastorno y por qué se mantiene. Intentaremos disminuir la excesiva sobreprotección y atención al niño extinguiendo las conductas de llamadas de atención y reforzando positivamente al niño cada vez que consiga separarse sin problemas. Para ello, se utiliza la exposición gradual haciendo una jerarquía de las situaciones temidas por el niño (de la menos temida a la más temida) y poco a poco iremos exponiendo al niño a cada una de esas situaciones (por ejemplo, haciendo que la distancia de separación sea cada vez un poquito mayor). Así hasta conseguir que el niño sea capaz de estar lejos de sus padres sin manifestar ansiedad entendiendo que no va a pasarle nada.
Irene Solana Morcillo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s