El duelo duele: fases del duelo

“El duelo reclama zurcir los rotos del corazón que la pérdida ocasiona, sanando con paciencia la nueva vida” José Carlos Bermejo

La palabra duelo, etimológicamente, se relaciona con las palabras dolor, lástima, aflicción y sentimiento. El duelo es un proceso normal que atravesamos todas las personas y consiste en la elaboración que realizo internamente cada vez que me separo de alguien o algo.  De cada 1000 personas, 50 de ellas están en duelo y de éstas, el 10-20% acabarán teniendo un duelo complicado.

Siempre se tiende a pensar que únicamente una persona está en duelo cuando perdemos a un ser querido pero no es así. Existen muchos tipos de duelos diferentes: muerte de seres queridos, mascotas, separaciones, rupturas de pareja, cambios de trabajo, de colegio, de casa, pérdida de algún objeto o juguete muy querido… Cualquier situación que suponga separarnos de algo a lo que queremos es un duelo.

Sin embargo, pese a ser un proceso de gran relevancia e importancia, parece que nuestra educación y nuestra cultura conspiran contra su elaboración y aceptación ya desde bien pequeños. Nos han metido en la cabeza que no está bien sentir dolor, no está bien sentirse triste, no está bien llorar. Y si no, pensemos en lo que nos decían nuestros mayores ante nuestras pérdidas infantiles: “bueno ya ha pasado…no llores más” “no te pongas así, no era tan importante, ya te compraremos otro, no pienses en ello”.

La sociedad no nos deja elaborar el duelo. Nunca nos han enseñado a soltar y despegarnos de los objetos y las personas. La sociedad siempre nos dice que lo importante es tener, pero si no puedo separarme de aquello que hoy no está, no podré encontrarme libre para vincularme con lo que en este momento sí está conmigo. Hoy en día la paciencia no existe, tenemos prisa porque se nos pase, no nos damos permiso para estar con el dolor y no nos permitimos el tiempo ni el espacio para elaborarlo como debemos. Cada persona elabora el duelo como buenamente quiere y puede, sin embargo, nos imponen cómo debemos sentirnos y qué es lo que debemos hacer.

El duelo es un proceso psicológico por el que vamos atravesando varias fases hasta elaborarlo y claro que al principio duele.

5 FASES DEL DUELO:

  • Fase de trauma-shock: la persona presenta aturdimiento y caos emocional. Puede estar muy activada o agitada o todo lo contrario y quedarse en un estado de hipoactivación. Para que un duelo no se convierta en algo traumático o patológico es muy importante la presencia del cariño para poder irlo elaborando. Para ello, participar en los ritos sociales como los funerales ayuda mucho incluso para los niños pequeños siempre y cuando puedan estar acompañados y atendidos por una persona que esté disponible emocionalmente y que les ayude a autorregularse y sentirse seguros.
  • Fase de negación-protección: la persona intenta evitar el dolor, los sentimientos de pérdida y todo aquello que le recuerde a ello (fotos, lugares, ropa, personas, amistades). Hay mucha gente que para evitarlo llena su vida de trabajo de actividades, alcohol, etc para así poder anestesiar ese dolor. En esta etapa debemos intentar irnos conectando con nuestro cuerpo y nuestras emociones en lugar de evitarlas.
  • Fase de integración: la persona empieza a tener una relación ambivalente con la persona u objeto que ha perdido y tiene que elaborar una relación nueva con esa persona y con el mundo y asumir nuevos roles. En esta fase muchas veces necesitamos ayuda extra para conseguirlo. Poco a poco podemos ir resolviendo y procesando la situación. Podemos reparar asuntos pendientes desde la narrativa, escribir una carta, dar las gracias, pedir perdón, liberarnos de la culpa, decir te quiero. Tenemos que volver a conectarnos con el mundo que nos rodea en el que a partir de ahora puede que nuestro rol cambie y seamos otra persona diferente a la que antes éramos.
  • Fase de transformación y crecimiento: la persona ya ha podido elaborar el duelo, integrarlo y dar la bienvenida a la nueva vida sin esa persona u objeto. Todo ello nos ha permito abrir un futuro nuevo y nos ha permitido crecer como personas. Ahora ya podemos relacionarnos con el ser querido de manera que el dolor sea menor.

Hay que tener en cuenta que cada persona es única y vive el duelo de una manera distinta. Estas fases no tienen por qué ser sucesivas y es muy probable que podamos ir saltando de unas a otras. No es algo lineal y no hay un tiempo estipulado como “sano” para elaborar dicho duelo, dependerá de cada persona y cada caso.

Irene Solana 

Duele. Duele. Duele. Duelo.
Enfado. Tiempo. Acepto. Sano. Vuelo.

13932827_1122214604511511_2606806152743488400_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s