Educación emocional contra el Bullying o acoso escolar: Qué hacer como padres/profesores y cómo podemos acabar con él

bullying 

El acoso escolar o bullying  por desgracia es cada vez más frecuente entre los menores y es un problema difícil de resolver por los centros educativos. Por ello, he querido hablar de este tema ofreciendo algunos datos relevantes así como algunas pautas y trucos de cara al centro educativo como a los padres para ayudar a todos esos niños que lo sufren.

El acoso escolar es la intimidación y el maltrato entre los escolares de manera repetida y reiterada en el tiempo, casi siempre sin que lo vean los adultos. Normalmente el acoso se produce en grupo y pueden ser agresiones físicas, verbales, psicológicas y/o sociales que pueden acarrear graves consecuencias tanto a la persona acosada como a la persona que ejerce el acoso.

ALGUNAS CIFRAS:

  • Entre el 25/30% de los estudiantes de primer ciclo de la ESO afirma haber sufrido alguna vez agresiones.
  • Aproximadamente un 6% de los niños reconoce agredir a algunos de sus compañeros o haberlo vivido en sus propias carnes.
  • El 90% de los estudiantes son testigos de una conducta de este tipo en su entorno.
  • Solo 1 de cada 3 que lo sufren lo denuncian.
  • El 40% de los pacientes psiquiátricos fue víctima de acoso en el colegio.

Entre las consecuencias del bullying se encuentra el fracaso escolar, la fobia social, baja autoestima, ansiedad, estrés, indefensión, cuadros depresivos, baja expectativa de logro, intentos de suicidio y numerosas somatizaciones.

¿POR QUÉ OCURRE?

Tenemos que tener presente que quien ejerce el acoso no deja de ser un niño con su depósito vacío y con muchas necesidades emocionales no cubiertas en el que la mejor manera que ha encontrado para tapar ese hueco ha sido ejercer acoso. Suelen ser niños con mucha inseguridad y sensación de inferioridad. El acoso o bullying es un ataque a la diversidad, cualquier cosa que sea diferente a nosotros o a la normal social nos atemoriza, nos incomoda y nos hace sentir inferiores. Por ello, para éstos niños el hecho de ejercer acoso contra alguien les hace confirmar su identidad y les da una posición de superioridad frente a los demás. Debemos evitar etiquetarlos como acosadores porque estos niños son mucho más que eso y también precisan nuestra ayuda.

¿CÓMO PODEMOS DETECTARLO?

Debemos estar atentos a estas señales:

  • Reticencia o miedo a ir al colegio.
  • Quejas o malestar físico a la hora de ir al colegio.
  • Evitación de actividades con sus compañeros, como por ejemplo ir a excursiones o campamentos.
  • Evita hablar de lo que hace en cl colegio.
  • Pérdidas o despistes de material escolar.
  • Cambios en el estado de ánimo: apatía, tristeza o irritabilidad. Debemos tener en cuenta que en niños y adolescentes la ira y el enfado es una manera de manifestar la tristeza.
  • Cambios en el sueño o el apetito.
  • Mayor retraimiento e introversión.
  • Comienza a morderse las uñas.
  • Aparecen golpes, hematomas, rasguños.
  • No dice lo que piensa/siente.
  • Sensación de que está en estado de alerta de manera constante.

que-es-acoso-escolar-745x1024

Otro de los mayores problemas hoy en día y por el que es tan difícil acabar con el bullying o acoso es que las escuelas no tienen un protocolo claro de actuación ante estos casos y en muchas ocasiones no saben cómo tienen que actuar y cómo hacerlo de la mejor manera posible. Muchas veces intentan ayudar y lo que hacen es empeorar más la situación. Vamos a ver algunas pautas de actuación tanto para el centro como para los padres/madres.

PAUTAS PARA EL CENTRO CONTRA EL ACOSO:

  • No quitarle importancia a las manifestaciones del alumnado.
  • No minimizar ni ignorar las quejas del alumnado.
  • No hacer pública la identidad del alumnado que sufre acoso.
  • No enfrentar a quien sufre acoso con quienes agreden de forma directa.
  • Se debe proteger a la víctima y a los niños que ejercen acoso y sancionar esas conductas. Hay que tener en cuenta que los niños que acosan también necesitan ayuda porque también son víctimas, el daño se lo hacen a los demás y a sí mismos.
  • Es necesario tomar medidas preventivas, para ello puede ser útil evaluar periódicamente los niveles de acoso escolar.
  • Sancionar con la expulsión temporal del centro no suele tener muy bien efecto. Es más efectiva una sanción dentro de las instalaciones del colegio en labores de limpieza, orden de aulas u dar apoyo y ayuda a otros alumnos.
  • La medida final sería la expulsión permanente del alumno agresor. En muchos casos esta será la única forma efectiva de garantizar la integridad de la víctima.
  • Es importante escuchar y dialogar tanto con el niño acosador como con el niño que realiza estas conductas.
  • El centro debe dar seguridad y apoyo al niño acosado y asegurarse de que el centro sea un lugar seguro para él.
  • Cada colegio tiene su protocolo de actuación, pueden tomar medidas educativas consensuadas con los policías, tutores asignados a cada centro.
  • Cuando exista un caso se concertará una cita tanto con los padres del acosador como de quien acosa por separado.
  • Se debe derivar al departamento de orientación y comunicarlo por escrito a dirección.
  • Las medidas no deben ser solo las sanciones sino que habrá que crear y desarrollar un programa contra el acoso dentro de la escuela como están haciendo en muchos países.
  • Se comunicarán las sanciones de forma pública en el centro educativo y también a las familias explicando las consecuencias que van a tener dichas acciones.
  • Se mantendrán informados a los progenitores semanalmente del caso ya que tienen derecho de ser informados y exigir control más exhaustivo sobre lo que sucede dentro del centro.

¿QUÉ HACER COMO PADRES/MADRES?

  • Observar al niño y estar atentos a los cambios.
  • Escuchar y dialogar.
  • Mantener la calma, decirle que no es culpable de nada y darle seguridad, reforzar su autoestima.
  • Se puede exigir al centro medidas de protección.
  • Es posible denunciar a los centros educativos por omisión de su responsabilidad.
  • Si descubrimos lo que está pasando tenemos que pedir una cita con los profesores o tutores y quedará constancia escrita de que el centro ya tiene conocimiento de los hechos.
  • Si el problema persiste hay que pedir una segunda cita con el tutor/director del centro.
  • Como padres veremos cómo van evolucionando las semanas. Si no ha habido cambios no tendremos más remedio que ir a inspección.
  • El centro debe comunicarnos por escrito las medidas que va a adoptar y nos debe informar semanalmente por escrito.
  • Si lo creemos oportuno, antes de ir a hablar con el centro podemos hablar con los padres del niño/a que ejerce acoso para intentar solucionar el problema.
  • Si el centro sigue sin poner soluciones deberemos ir a la policía a hablar con los policías asignados a cada colegio y poner una denuncia.

¿CÓMO PODEMOS ACABAR CON EL ACOSO ESCOLAR? MÉTODO KIVA

El mayor problema es que los niños de hoy en día se nutren de muchísima estimulación donde existe violencia y acoso (televisión, videojuegos y lo que ven, en definitiva, a su alrededor) y cada vez están menos nutridos de amor, trabajo en equipo, cooperación, empatía y cómo tener una relaciones sociales sanas para saber lo que daña a otros y lo que no daña. Es muy importante el trabajo desde la diversidad. Hay un aprendizaje social que nos hace creer que la diversidad es algo malo y nos genera miedo, por eso desde las escuelas y desde casa deben aprender que existen multitud de personas diferentes, familias diferentes, etc y que todas son válidas y respetables.

Finlandia lanzó en 2007 un método contra el acoso escolar llamado “Método KiVa” que significa “escuela agradable” y que está teniendo unos resultados muy positivos. Ya se aplica en el 90% de las escuelas finlandesas y se ha exportado a más de diez países.

En el acoso no interviene solo el acosador y el acosado, intervienen todos aquellos alumnos espectadores, los testigos que observan y deciden no intervenir. Transmiten que lo que pasa es divertido y está bien aunque en el fondo piensen lo contrario. KiVa pretende cambiar la actitud de los espectadores, ya que sin espectadores el acoso es menos gratificante. Enseña a todos los alumnos que con su actitud se puede prevenir el acoso escolar.

El método Kiva consiste en que los estudiantes son asistidos en tres etapas de su vida escolar: a los 7 años, a los 10 y a los 13 asistiendo a una veintena de clases donde aprender a reconocer qué es el acoso y donde se realizan ejercicios para mejorar la convivencia. Cuando se denuncia un caso de acoso hay un equipo especializado de profesores para hacerse cargo. El equipo se entrevista con la víctima y con el niño/niños que ejercen acoso analizando en qué momento es mejor comunicar la situación a los padres. Además, y algo muy importante, se les enseña a los niños cómo reaccionar cuando presentan situaciones de acoso. Así tanto profesores como alumnos aprenden qué hacer, cuándo y cómo. También existe un sistema online anónimo donde poder denunciar estas situaciones directamente al equipo del colegio.

Los resultados son muy positivos y el 98% de los estudiantes cuya situación de bullying fue interceptada por el equipo KiVa mejoraron.

Kiva desarrolla la empatía, enseña al alumno a ponerse en el lugar del otro y lo prepara para identificar los casos de acoso e intervenir de manera responsable.

juegos-de-presentacion

Por último os dejo con un breve y emotivo vídeo sobre la diversidad.

https://www.youtube.com/watch?v=YPy2La2THM4

¡Que las diferencias no nos separen!

http://www.kivaprogram.net/

Irene Solana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s